Soledad

poema de Gui

Me deleitaba con el último espacio de la noche mientras amanecía.
Entonces yo buscaba miradas, sabor a párpados.
Era una larga espera, de años.
Porque en la noche yo cantaba a los árboles,
a las lucecitas,
a las flores de súbito nacidas.
Y solía hundirme en melodías y humo,
para buscar el amor.

En cambio te encontré a tí,
que eres amado.

Ahora soy quien recibe caricias que en su brevedad fugan hacia la nada,
el que corre con su angosto perro
hacia los pasillos de los soles finos.
Algunas pocas abejas libadoras
me empujan
entre sueños azarosos y sublimes.

Pero a mi alrededor, perversamente,
el tiempo agoniza.

G.Capece. (Direc.Nac.del Derecho de autor)

Comentarios sobre este poema