Amargo café y un amanecer

Un café que amargue

el gusto de mis sueños

para este día en el que

no habrá ni una sonrisa.

Sabré salir de esta noche,

pero quizá no sepa ya

cómo era aquello de amanecer.

Mientras, comprimo mis fuerzas

por mantener en órbita aquello que amo.

Comentarios sobre este poema