ENERO

poema de Germán g

Un helado silencio entre la escarcha
duerme, esperando el sol de la mañana
para en gotas de gemas convertirse
y adornar los ramajes y la hierba.
Enero siempre es frío y siempre llega
con luces y con cánticos festivos.
Y en su ambiente se trepan las nostalgias
que lentamente quedan en olvido.

Enero enero, tu eres predilecto
para mi corazón, que siempre espera
con cierto amor el pase de tus días,
para enmarcar del mes, el día catorce.
Y entre lluvias alegres, un domingo
de aquel sesenta y dos, llegue contigo.
Y siempre va en nosotros una voz
que retumba con luz en mi memoria,
y entre lágrimas dulces y gemidos
me parece escuchar que alegre dice,
( mientras la madrugada del domingo
se va escondiendo bajo el nuevo día)
...ha nacido mi niño, que alegría.

--------

Un cielo rosa vibra sin ella.
Y su voz melancólica gime
dentro del sequedal de los sueños.
Hay palomas que llevan mis besos,
hay canciones de amor esperando;
sin embargo sin ella estoy triste,
y me siento morir en silencio.

Pasan sobre mi cuerpo estático
multitud de imágenes sin rostro
que posan su mirada en mi ser.
Pero tu, flor de aroma distante
por siempre me dejaste cautivo.
El crepúsculo tiñe de sangre
las nubes que se alejan de mi.

-----------

tu fuiste la elegida para mi corazón.
en el principio estabas escondida,
ante de que naciera el sol de primavera.
eran duros los días, y tu jamás reíste,
andabas con la sombra ceñida en tu mirada
y el corazón sellado de coraje.

examine tu vientre y lo vi roto,
eras una cisterna vacía;
siempre miraste al sur, y en el sur no había nada.
nos agarro la temporada dura,
lo digo porque el cielo era morado
y tu mirada estaba congelada.

había en el espacio un sol teñido al aire
y llevaba en el soplo su resolana ámbar,
era todo un enjambre de sabores exactos.
al mover la cortina tu voz giró en mi nombre
y tu sentiste el viento colgarse en tu melena
entonces resbalaste como la luz del alba
y te deje dormida para siempre en mi alma.

---

pegados de las manos recorríamos el parque.
era el día primero de abril del dos mil trece.
y tu tenías los ojos chispeados de alegría,
yo también invadía los claros de la tarde
manifestando al niño que siempre nos delata.

la vida se ajustó con equilibrio
nosotros lo sentimos y cantamos
hasta volvernos pájaros activos.

han pasado los años, y el sol aun carpintea
entre los nichos breves de cada beso dado.
si las noches se alargan yo en silencio te exploro
agradeciendo a Dios por tu presencia grata,
y es que sabes que pasa cuando extendida duermes,
mi ser conmocionado te arriba y te posesa...

---

miro atento el azul cielo turquino,
y un opaco resplandor clandestino
surge de muy atrás...

muy cerca de los chopos forja el viento
un matinal sonido cual lamento
se muere en el olvido...

todo se forma y triste se adelgaza
entonces siento que la vida pasa
cual destello fugaz...

Germán g

Comentarios sobre este poema

Sé parte: Comenta y vota