La espera

poema de DNL

Sentada en mi silla me encuentro pasmada, atenta y ágil a ver si alcanzo a tener un vistazo del canela de tu piel.

Quizá mañana me acerco y te pregunte quién eres, quizás mañana me arriesgue y te diga que el solo mirarte con el rabillo del ojo no sacia mis ganas de tenerte.
Tal vez se convirtió en espera, la espera en que algún día voltees y me mires el justo tiempo para ver tras mis pupilas mi esencia, y pueda que te quedes.

Más anhelo el día en que te llame por tu nombre y tú me llames por el mío. Mientras tanto admiro con codicia tus ojos negros al pasar.

Comentarios sobre este poema