Soledad sin soledad

poema de Layne

Soledad, dulce y despiadada soledad.
Soledad que vienes, te haces lugar en el vacío e inundas el tiempo.
Soledad que miras, que comprendes y exploras a los pájaros errantes del pensamiento.
Soledad que embriagas de sabor amargo los ojos del desamor y seduces susurrando al oído de las espinas para que despojen a la rosa de su abrazo.
Soledad de estrellas.
Soledad de luces.
Soledad de mares y caminos.
Soledad sin soledad, oscurecida en su misma razón.
Eterna soledad.
Días de ojos que no ven, ojos que no encuentran su sentido y de manos que se doblan en enredaderas de vicio, ocultando la ausencia de sus deseos.
Soledad en gotas, en pequeños mundos llenos de vida.
Puentes de soledad, que se quiebran uno a uno para construirse, una vez mas, con hojas de arboles que cambian su piel, para querer ser otro, no importa quien, solo alguien mas.
Soledad rotunda, que llena sus balas con tierra gris y dispara con canciones de piano y sabores amargos.
Soledad, dulce y despiadada soledad.

Comentarios sobre este poema