Voie Lactée

poema de La Dama Azul

Cantares
-I-
Las estrellas del jardín presencian
dispersas sobre las almas,
una mesura repentina
vencidos por el hambre de la paz de los días.

Amplia y manifiesta,
cada palabra desemboca en su oleaje
el alimento del sueño arcano;
que se demora hasta el alba por la inclinada avenida.

Anticipadamente
puestos los astros sobre la marcha,
se descubre tan aproximado paraíso
que ofrece el amor sagrado.

-II-
La mirada entrando en todos los confines
cortejada por cuerdas del arpa;
alberga, bajo el cobijo de la bóveda celeste
la ruta trenzada que llena al alma.

Observar lejana la melodía
que concede a la mujer, hombre y su plegaria
al jubileo transeúnte de la calle abierta.

El resplandor de voces infinitas;
deleitable adoración sembrando escalones
y un trance del indeterminable tiempo
en la morada de anilinas.

Una memoria conocida
y una mirada al futuro,
vía del deseo lábil de ser digna del todo.
*

Noviembre 27, 2019
© 2019 Gabriella- La Dama Azul. Todos los derechos reservados

Comentarios sobre este poema