Vehuiah (Voluntad)

poema de La Dama Azul

Llegado el amanecer….

Las piedras sagradas
graban palpitantes, en lo alto,
radiante el aura abierta.

Un plácido coro levantase al horizonte,
labrado un paraje caricia viento
al pecho estrechada.

Y se ahondan repisas del íntimo diálogo;
matizada brisa del mar en calma.

Heme aquí, dónde brota
el murmullo fragante del agua,
y el astro sol en su espíritu de fuego
tiende su manto.

¡Vehuiah, Vehuiah!
Clamo vuestra presencia en mi regazo,
afán solemne al infinito arcano.

¡Venid huella!
Desde la tierra oceánica
al recinto nimbo entre rocas,
guardianes a lo profundo de un milagro.

Y soñé en la palabra de gala pura
a la orilla de tan cristalina esfera acallando mi lengua;
lo mismo que un instante tibio
besando vehemente los labios.
ϴ

Julio 3, 2018
© 2018 Gabriela Ponce de León, La Dama Azul. Todos los derechos reservados.

Comentarios sobre este poema