Valles y brisas

poema de La Dama Azul

Suena el anhelo vivo
del destello ardiente,
endulzando el murmullo
de un sordo bullicioso acento.

Aromas de violetas,
estrofas trovadas cual labrantío
ataviado en su forma pura.

La elección del instrumento;
una balada delicada
pronunciando palabras teñidas de anilinas,
envolviendo neófitos palimpsestos.

El crepúsculo
cubriendo al firmamento,
tras la calma que consagra su alabanza.

Arropado desde el dulce nido,
el ave en vuelo como guía;
albergase el estado armónico
posado sobre valles y brisas,
cuyo encanto agolpa palpitando.

De tal modo, que lágrimas corren internas
y se acuna la mirada en pos de la alborada.

Melosas torres de esperanza
sumadas al silente de agua de nieve,
cortesía de un viento cordillera.

Adentrada al trecho instante
de colores garzo y níveo;
me inclino desistiendo las cargas
y en júbilo, voy a al encuentro,

Convocada al festival
de notas piano;
muda de asombro.

Un eco de poesía.
encuentra en todo estímulo
la deidad a mi alrededor.

Y desde mi peldaño continuo,
he visto la tibia luz encendida;
en el gozo de indulgencia.

Fondo musical: Melissa Manchester- Love castles theme- Through the eyes of love.

Febrero 27, 2019
© 2019 Gabriella- La Dama Azul. Todos los derechos reservados.
publica poematrix

Comentarios sobre este poema