A través de la estepa de pinos

poema de La Dama Azul

-I-
Inconmensurable se transforma
el rostro en pos de la arista;
cosido el cansancio
tras un ensayo velando arrojos.

Hastiada de incienso
la complejidad desfila,
hacia la alta marea
de arrecifes recién afiliados.

Un alquiler insaciable,
entre piezas del viento oculto,
semejante a la herida que aplasta un ideal.

En vano el centinela dicta cristalinas rimas
y cubre mi rostro con su manto;
recluido el valor en caravana
sobre el abrupto vertical de un acantilado.

-II-
Una tempestad recubre el desvarío,
y éste se colma empedrado
ante la complejidad de la turbación.

Recipientes tragados
por extremos de astros centellas;
y por debajo coronando el espejismo.

La bestia de la incredulidad
contemplando el muelle.

La estación fatua
volcada por la selva aspaviento.

-III-
Cubierta la fracciones de hollín-ceniza,
emparedada bajo la bruma insondable;
y tras cada estremecimiento
el primer paso agonizante.

La bravura olvidada de su abrazo acogedor,
golpea mi subterráneo;
lánguida, oculta del claro de luna.

Sollozando gotas de tinta,
sobre el clamor de la utopía;
entre sendas, encarnadas de dudas
a través de la estepa de pinos.
*

Marzo 28, 2019
© 2019 Gabriella- La Dama Azul. Todos los derechos reservados.

Comentarios sobre este poema