Θήρα (Santorini)

poema de La Dama Azul

C a n t a r e s
-I-
Al sur del mar ego
las pendientes descendidas desde lo alto.

Moderados, admirad a Thera
ahora níveo y añil.

Sobre el acantilado
amanece el espectáculo del mundo
y al horizonte los montes de Creta,
en tanto resuella la flauta de pan.

-II-
La tierra conservase las huellas del deceso
arrojadas las vírgenes núbiles,
en el abrazo arrastre de ceniza;
pensamiento aroma bajo el antiguo mar.

Al refugio de un temblor sugerente,
tribunas, gradas, corteza y senderos
sobre el semblante fragor
que violento el dolor colapsase.

La detonación humeante
cubriose en su bramido la caldera;
un desfile interminable de grietas.

-III-
Lóbrega roca hasta el declive
que grabasteis en sus capas,
la estrofa incinerada
de las anemonas calzadas de luto.

Abarcada la puerta del viento
diese juicio-lava a todo mediterráneo,
al sepultad en la profundidad del oráculo
el antiguo dominio para después renacer.

-IV-
Salid al encuentro túneles lira,
abrid cada ventana cerúlea
y vaciad toda estrofa del baúl.

Resurgís Firá al pie de la escarpada piedra
cubierta de líquenes,
sobre la pared del acantilado
y pórticos que florecen quietud.

-V-
La lengua y la tinta convocásemos a Safo;
desde la otra orilla ondeante navega
y entre céfiros vertiese dádivas musas
que unciendo el rocío baña.

Inmóvil sumergiréis en la morada
y entre los pasajes liricos
cruzad incomparables…
¡Tañed y lograd!
ϴ

Fondo Musical: Akousate~Argos Melpomen, Ancient Greek Music

Mayo 22, 2018
© 2018 Gabriela Ponce de León, La Dama Azul. Todos los derechos reservados.

Comentarios sobre este poema