Temporal

poema de La Dama Azul

Llueve…

El sonido de gotas, seguidas
de una hilera de moléculas húmedas,
cual cortina leve;
allí se apodera el rememorar de la hora avanzada.

Con ello se van lejanos los fragmentos,
que atrasados se leían una y otra vez,
en la vigilia de capacidad de repasar y concebir.

Desde un insomnio apartado
una plegaria yace profunda;
en tanto, asciende gaseosa,
a través de la tarde compasiva.

Un discurso aproximado,
de un amanecer que aguarda en su llamado, alado, palpitante;
descontando latidos acompasados,
evidente al hablar entre el silencio.

Sobre una utopía de vida eterna
que corre, crece, apremia,
en su sólido brillo;
arrojados los pensamientos…

Textos agrupados sobre pétalos blancos
entre puertas de un templo caminando en procesión;
encarnados frente a los ojos de sol.

Grabado el verso sobre los cielos
y símbolos que se ciernen sobre la sien,
cubiertos de sueños y el recelo por lograrlos.
*

Julio 12, 2019
© 2019 Gabriella- La Dama Azul. Todos los derechos reservados.

Comentarios sobre este poema