Nación de océanos

poema de La Dama Azul

Mar del Este,
la espuma amante se esparce,
y el hilo dorado destoca todo palco
que ondea el pendón en calma.

El viento atalaya comienza la marcha,
tomada la barca espíritu, hacia la vastedad.

Pronunciadas en la cornisa, los nombres
de un libro lozano abierto;
anidados en las tiernas hojas
lo mismo, que en la corolas obedientes a la causa.

El brillo del alba penetra magistral, sencillo,
y sin excusas la mirada es una rama inmóvil
que observando halla respuestas,
en tanto el espíritu entra a él.

Un rocío humedece los labros con el silencio cautivo,
que despertando conduce al pecho;
raíces color lapislázuli
donde navegase vuestra embarcación.

Imaginad un amor cautivo
más allá de la dormida aldea…
Abierto en la melodía de un sonreír,
y maravillado cuando ilumina cual faro
un océano abrigado de estrellas.
ϴ

Fondo musical: Jasón Carter- Love song

Junio 5, 2018
© 2018 Gabriela Ponce de León, La Dama Azul. Todos los derechos reservados.

Comentarios sobre este poema