La caída de las hojas

Enarbolados los sonidos del añil,
vibrantes saludan y danzan
ataviados por las nubes altas.

Sinfonía transparente
que entre trinos contempla el escultor,
bajo el sortilegio que resplandece.

El gran concierto
en pos de los bienes del ópalo,
acompasando al reloj de arena.

La caída de las hojas, imprecisas,
recreando el terso brillo,
cual palacio campánulas cristales.

Explorada la voz de la laguna
cada eslabón, como es de suponer,
cruza el atardecer y resplandece dialéctica
en su color veronés.

Sellando la tarde presurosa
bajo un velo de cortina.
sonriente ante el tenue sol;
entintada ceremonia perenne.

Abril 2, 2018
© 2018 Gabriela Ponce de León, La Dama Azul. Todos los derechos reservados.

Comentarios sobre este poema