Escalando la atmósfera verde

poema de La Dama Azul

Gradual, se desliza la figura…

Venturoso y sigiloso, me contempla;
en cada borde embeleso, rayo sol;
inmenso, formando un coro.

La armónica nota, gradualmente
se cuela invisible por el estrecho corredor;
lavando el polvo fino, añorante.

Imponente invitación a los tácitos paisajes,
hallados en el silencio de un botón encendido;
que acontecen recorrer el sendero, por la estancia.

Desde el latido colmado interrogante forastero,
avanza, multiplicando el resplandor terciopelo
de los ojos perlas, saturados de dulzura.

La voz caricia conmoviendo al alma,
el semblante, una flama alborozada;
lo mismo que un vértigo en la gravitación terrenal.

Un nido del atardecer, sutil,
formado en el abedul blanco.

Gradual, reconoce todo rincón…

Paulatino avanza, conquista;
gozoso ciñe un gesto bandada
y como el ocaso, transforma el curso.

Dentro de la isla marina,
la luna hierve, amazónica,
y se desplaza hacia el renacimiento
del rocío natural.

Se extiende entre pisadas
que burbujeantes incuban
un paraíso natal, añil.

Y como viento enredando los cabellos,
cubre remolinos alrededor
del aroma viajero.

Campánulas se congregan
observando la llegada
que prendiese toda respuesta
evidente, innegable, caudal.

Instalado en la morada
cobijado por el arrebol interno,
la figura es caricia, opresión y llamarada.

Aquí, todo es su canto
escalando la atmósfera verde…
Inscrito amor, hilado en el aliento.
ϴ

Fondo musical: Henry Mancini- A time for us- Love theme from Romeo and Juliet

Marzo 20, 2018 © 2018
Gabriela Ponce de León, La Dama Azul. Todos los derechos reservados.

Comentarios sobre este poema