El velo de la duna

poema de La Dama Azul

Una dorada lentitud descendiendo
en los jardines de la atmósfera de arena.

El velo de la duna conversando largamente,
intentando describir imágenes edificadas
entre las calles del suburbio,
la espesura de vuestra oscuridad.

Yace la sed desvanecida
sobre el recinto inundado,
detrás de la circular corriente de marea.

El lenguaje desfila y se desplaza
tras cada sorbo del errante laberinto,
cubierto de un polvo incalculable
que corriendo va sin lograr alcance.

Y el ojo descifrando el incienso
de un bálsamo de romero y silvestre tomillo;
confeccionando el manto de un siglo disperso
en el rostro de cerca trayendo poesía sobre la sonrisa.

Al interior de recuerdos un baúl;
do dibujado reposa el borde de vuestra boca
y el preludio breve, tan breve,
del lejano viaje de tan intimidante amor.

Interno guarda un país de lluvias,
y poemas que el destino quemando me arrebata
la reserva veneno y un incendio bordado,
en las cordilleras al extremo norte.

Retardo y destino colmado de visiones;
un desfile en caravanas sobre la ardiente superficie,
que erige un tabernáculo sin manos, ni pilares;
salvo las letras que cantan y danzan su ignición al viento.
*

Noviembre 13, 2019
© 2019 Gabriella- La Dama Azul. Todos los derechos reservados

Comentarios sobre este poema