El susurro desciende

poema de La Dama Azul

El susurro desciende

Silencio…

Huellas durmientes del reposo
consorcio, de tan inmensa tarde crepuscular;
esfera, donde la presencia soberana sálvese la vida.

Resumo, que son dichosas las reminiscencias breves,
desbocadas tras noches divagadas,
hallando aliviar la penuria;
sujetándome al regocijo en su forma tenue
tras una procesión, de vuestro verdiazul vergel.

Encontrase el pericardio cautivo en punto frágil;
de quién suspira a la costumbre,
por inscripciones que mantengan
latente vuestro nombre,
bajo una corona noble de laurel.

Así, la niebla reducida,
de quién bebiese agua bendita de los valles
adentrada a las fauces de vuestro gesticular.

-El susurro desciende-
Evocada rendición que desenmascarase
arrodillada mi alma;
¡Ante la deshonra, de no ser uno mismo!

Inútiles ensayos de la huida,
ambición vana que labra el ostento del hallazgo,
halo y guia a cada flaqueza de velas
…irremediable aislamiento.

Existe un verso
al augusto regresar,
cual redención que en viento vaga;
sobre cada resplandeciente luna,
que conceda enunciada la licencia muda
estímulo y percal…

-Dotad al centelleante cometa
y en levísimo rastro estela,
que me percibiere a través de muselinas
de parpados sellados-

Por debajo las aguas dormidas,
los bordes cristales vivos rezagados;
y la compasión vuelta al firmamento
en su hornaza interior.
*

Fondo musical: David Garrett- Lo ti penso amore ft. Nicole Scherzinger

Noviembre 15, 2016
Autor: Gabriela Ponce de León
-La Dama Azul-
© Derechos de autor

Comentarios sobre este poema