El puente de troncos

poema de La Dama Azul

Olvidase en un rincón
entre balcones mortales,
tras la jornada del suspiro
que desgranan la sal de mar.

Blando y ambiguo
el puente de troncos del robledal;
fortaleza de hazañas
y rendición de pendones.

Abatidas las torres
temblando agudas;
a cada tajo que hondo cava
el rumor de la presa, cautiva.

De la corteza a las fibras
consintiendo sucumbir placentera;
en la forma que traspasa impresa
la viña en cada gota prisionera.

Continente que empuña la daga
al confín de la epopeya,
y los manjares cima en lenguas sonora
hacia memorias del alba.

Exaltada encumbra en vos
la literatura y supremas gracias;
convidada la celebración tras la corona honrosa
que resurge en cada verso,
digno de gallarda virtud.

¡Únanse tantos; cabales, intactos, en la lira de las viejas victorias!
¡Bravos, buscando columnas fuertes y elevadas!
Para otra nueva vida, aún más gloriosa;
dónde more voluntad y palabra.
ϴ

Fondo musical: Miklós Rózsa- Prelude
Abril 27, 2018
© 2018 Gabriela Ponce de León, La Dama Azul. Todos los derechos reservados.

Comentarios sobre este poema