Del querer y del poder, y de la condición del ser.

poema de Franlodel

Con este poema me despido hasta un tiempo indeterminado,(quizás indefinido). Mis obligaciones, el cansancio, y el convencimiento de que mi colaboración ya no es necesaria, que mis poemas están desfasados, que tengo que dar paso a otros poetas más jóvenes, con formas distintas y más actuales de escribir, me lleva a tomar esta dolorosa decisión con lágrimas en los ojos y dolor en el corazón.

Adiós Gabriela, adiós María, adiós Xio, adiós Normanda... Keyra, Nancy, Silvia, Joelfortunato... Adiós a todos: a los que disfrutasteis con mis poemas, a los que os hice llorar, y soñar y pensar y sufrir..., a los que jamás me leísteis, a los que os defraudé, a los que os ofendí... adiós a todo. Os llevaré siempre conmigo. Os quiero.
-----------

Sobre el querer y el poder,
y la condición del ser.
-----
Todos los días desde hace algún tiempo,
después de lavarme y desayunar,
suelo escribir un rato para distraerme,
ejercitar mi memoria y contarle
a las personas que leen mis poemas
y relatos, todo lo que pienso y
siente mi cansado corazón…

Pero por desgracia, hay momentos que me
siento huero -sin recursos ni ideas-,
y pienso que soy como un rapsoda antiguo
y desfasado que no sirve para
nada, que he perdido la frescura y el
talento para poder expresar lo
que guardo en mi interior…

Y me quedo inmóvil, como si fuese
una alevilla hipnotizada por la
luz de la pantalla de mi ordenador,
buscando en el limbo de las neuronas
de mi cerebro, las sinapsis rotas
que originan el eclipse de mi oscura
y absoluta ofuscación

¡Es una sensación muy rara que me
llena de angustia y de tristeza y
me hunde en el abismo más profundo de
la desconfianza y la desolación..!

Y sin embargo, en otras ocasiones
-como hoy-, me siento pletórico
y seguro, lleno de ideas e historias
para contar, que emanan del fondo de
mi alma, o del núcleo de mi mente,
como un alfaguara luminoso o
un volcán en erupción…, hasta el punto
de escribir poemas como el que os voy
a escribir a continuación…
-----------

-Las pretensiones de la oruga
y del gusano-

Sobre una mata de jara,
una oruga se tumbó
con las patas para arriba,
para que el Sol le tostara
el ombligo y la barriga,
pensando que así sería
mucho más guapa y lozana…,
mientras leía unos libros
de poesías, y se aprendía
palabras y frases que no
entendía, pensando que
así podría atraer la
atención de la gente,
y conseguir de este modo,
los deseos que soñó.

Y un gusano muy pajizo
que pasaba por allí,
se dijo al verla tumbada
tan contenta y tan feliz:
“¡Qué vidorra Señor mío,
yo quisiera ser así…!”
Y emulando su sistema
se tumbó a la bartola
sobre un choclo de maíz…
mientras aprendía frases
de personajes ilustres
y axiomas de filosofía
para pegarse el pegote
ante la gente inocente
que pasaba por allí.

El Sol, al verles tumbados
tan ufanos a los dos,
se puso muy enfadado,
-y escondido tras la manta
de un enorme nubarrón-,
les dijo vociferando
lleno de ira y furor:
“Aquí no se tuesta nadie
hasta que lo diga yo…

Y llamó al viento para
que soplara, y descargara
una inmensa tormenta con
lluvia, rayos y truenos…
dejándolas sin proyectos
y empapados a los dos;
teniendo que bajar a la
tierra para enfrentarse con
su propia realidad

Conclusión

En esta vida señores,
llena de ocio y placer,
donde se evita el trabajo
y pululan los aviesos
y los burdos embusteros,
una cosa son los sueños
y las pretensiones… y otra
muy distinta el bagaje
del estudio y del esfuerzo,
y el tesoro del talento
y la condición del ser

------------

Y después de toda esta retahíla
tan absurda que os acabo de meter,
exclamo sorprendido:

¡Ay qué ver cómo es la naturaleza
humana y las cosas de esta vida, que
hacen que a ves nos sintamos como
dioses…, y otras, como los seres más
pequeños y mediocres, creados por
la voluntad de Dios.

Autor: Francisco López Delgado.
Todos los derechos reservados.

Comentarios sobre este poema