Corazón de niño

Sobre sus pupilas,
se dilata un sueño,
recobrando vida,
como lienzo quieto.

En la aurora oculta,
de su emblema lleva,
cien caricias rosas,
que panales besan.

Su ternura rota,
se quedó en el puerto,
bajo la alborada,
de sus años diestros.

De un recuerdo breve,
de sonrisa opaco,
corazón de niño,
de un lejano llanto.

Y en la clara sombra,
de sus ojos cielos,
se metió la noche,
se durmió el silencio.

Comentarios sobre este poema