Rebeldía

poema de Elvi

Me caló la tormenta
¡me caló hasta los huesos!
Un puñal tu mirada
reposada en mi sexo
me recuerda el detalle ..
No debía mojarme
Se corrió mi pintura
¡No debía mojarme!
un candil es mi cuerpo
encendido en aceite
y a mis pies está el frío,
que barrunta el silencio
de un desierto que teme
Por el rojo carmín
que dibuja mi boca
escurríendo, tu semen

Comentarios sobre este poema