Potestad

poema de Elvi

No miro atrás...Te presiento,
es mi pelo entre tus dedos
que se convierte en las riendas
de tu cabalgar mi cuerpo
No miro atrás, anda inquieto,
ese caminarme lento
que me atropella el sentido
y se detiene el latido...
faltandome el aire espero,
de tus manos el indulto,
que en collar sobre mi cuello
ralentiza respirar... Bebo tu aliento
Ahora me quieres mirar
En el vidrio de mis ojos
quieres ver tu potestad

Comentarios sobre este poema