Me miraste-

poema de Elvi

Del banquillo de pestañas rescatadas
bordeando una mirada perezosa
se alinean, cuál soldados protectores
de los iris, el batir de unas espadas
Que invisibles como agujas se clavaran
al cruzar de las miradas

Como luces que marchitan la penumbra
van mis ojos a la grupa del ensueño,
sin remedio, tuvo lugar la callada,
y el taimar de tu mirada
Derrumbando va la tierna voz que aquieta
como muro, no te acerques... soy casada

Tosco intento de parar el brillo ciego
que surgiendo de la chispa de un segundo
mutó el tiempo que tardó en cruzar los rumbos
De casual llevaba puesto bello el velo
Un cordel que fue invisible al giro, -el pelo-
Convirtióse, la mirada.... en deseo

Comentarios sobre este poema