Las gatas curiosas no tienen dueño

poema de Elvi

Te siento en mi espalda
Ávidos depredan tus ojos
cada palmo escrito con mano curiosa
Arropo mi cuerpo con sedas y lazos... despacio
¡dos bolas de fuego cubren mis mejillas!

Y con mano izquierda dulce, recompones,
colocas mi pelo, dibujas sorpresas...
y mientras la derecha la mano que manda,
escribe la orden llegando a mi coxis

No encontraste hueco...
no encontraste hueco y buscas mis cosquillas,
sabes que me ganas.
Me quieres felina pidiendo... rogando tu amor
No tuerzas el ceño que me vuelvo gata
y aquí en mi adn soy pura pasión,

tu reto me mata, inquieta, curiosa,
le pongo el empeño a mi perdición.
Buscaras mis vueltas, encontrarás mis huecos,
rozare mimosa alguno de tus sueños...
Te pondré en el cielo
Pero no te olvides las gatas curiosas,
nunca tienen dueño

Comentarios sobre este poema