Cuando despierte, me estarás mirando

poema de Elvi

Apago el mundo y me duermo en tus brazos,
y de un portazo, se abren de par en par
todas mis ventanas, se vuelan los silencios,
las desganas, los te quiero nunca dichos en mi oido
van colandose, por debajo de mi falda

y me pongo tu cobija, y es muy grande,
¿pero cuando yo pensé que tu calor no me alcanzaba?
se caían por su peso los excesos de este abrigo,
que llego a mi vida tarde, pero el paso de tu huella es tan firme,
es un junio enamorado resoplando en pleno otoño,
el anuncio que hace el mirlo junto al alba, enviado,
por un sol que se desgrana incendiando de colores la mañana.

Yo, que venía con lecciones aprendidas,
maquillada con orgullo y decisión fui pequeña,
y unas manos me egulleron,
y las mías... le buscaron a mi cuerpo salvación.

Tú tenías otros planes;
recogiendo con tus labios mis temblores,
en un beso que selló rumbo y destino,
puso nombre a esta loca que bagando
docilmente, acata sin remedio el reto de tu amor
Apague el mundo, y me dormi en tus brazos,
ya nada importa si afuera es pasado.
Cuando despierte, me estarás mirando

Comentarios sobre este poema