Rebaño de ovejas

poema de Elias Einston

Mírame mi dios
¿Qué es esta crueldad?

*Cállate mi creación,*
*no me es necesario contestar.*

Letras que me atraviesan,
letras que desgarran.

*Sufre, sangra, tropieza,*
*eso es por lo que te aman.*

Un ser de pura maldad,
un ser que solo busca su recreo.

*La diversión no te matará,*
*porque ese es mi deseo.*

Tortura, atraviesa, guía;
¿Ella ha muerto o soy el elegido?

*sigue mi tinta, sigue tu elegía,*
*esta es mi pluma, este es tu destino.*

El destino de un héroe,
el camino del moribundo.

*Es una bendición créeme,*
*al menos en mi mundo.*

Leyenda de leyendas,
la muerte es mi estandarte;

*tu carne es mi ofrenda*
*el lector quiere sangre.*

La sangre de los débiles,
de aquellos contrarios a tus ideales.

*La justicia del invencible*
*tu solo matas a anormales.*

Ellos y nosotros, diferencia marcada
la diferencia entre el bien y el mal,

*por eso mi pluma es tu espada,*
*¿Es que no sabes diferenciar?.*

Ideales del idiota, seguiré tu palabra,
¿Qué habrá en la tele? esto no me lo pierdo.

*Hay noticias macabras*
*“yo me asusto, yo lo celebro”.*

Hablo en redes sociales,
me entusiasmo por el futbol.

*Ignoras guerras reales*
*“sé que sufren, pero no escucho”.*

Me creo lo que me dicen,
sigo tu camino.

*Escucha, obedece, bendice,*
*no te quejes, mi palabra es tu destino.*

Comentarios sobre este poema