Desagravio

poema de Leyra

Aveces soy el confidente
del dolor que tienes preso
el que hace arrugar tu frente,
y carcome tu profundo aliento
de angustias, que llegan como el viento,
sin saber si en verdad te las mereces.
Esas tus angustias, que yo siento,
soy culpable casi siempre;
Es decir, todas la veces.

Por eso te pido un desagravio,
pues pedir perdón no puedo,
pues tal vez siga como siempre,
causándote dolor, ya sin saberlo,
pero algo si te pido como loco;
por ese vinculo que los dos tenemos
recuerda por favor ese suceso,
aquel día en que los dos nos conocimos.
Y en honor tal vez a los recuerdos,
no me dejes de la tristeza preso
y cuando llegue a tu puerta de regreso.
Recíbeme como siempre, !con un beso!.

Leyra.

Comentarios sobre este poema