¿Eres feliz?

poema de M

Lo posees en tus manos el poder de manipular el mundo y ¿te dedicas más bien a mirarlo rodar? estás enloqueciendo, tienes las hormonas locas y eres joven pero inexperto.
Te tiras desde el cielo hacia el suelo como si fuera agua y te encuentras con un muro de ilusiones que se hacen más duras entre más imposibles.
Ya me doy cuenta lo que hay que hacer:
no puedo envejecer.
No podemos atarnos a nadie ni a nada sino liberarnos y buscar, buscar y buscar. No buscar una vida sino muchas, ni imaginarnos un lugar donde descansar sino un lugar donde no hay lugar donde descansar.
Juventud vive con nosotros y son trágicas las arrugas que hieren nuestra sonrisa y nuestra mirada
pero ahora veo que eso está perdido y que ahora importa vivir. El alma es joven siempre, ¿qué importa lo que diga el cuerpo que se consume?...¡que se consuma! pero no que consuma mi alma libre.
Estoy cansado de andar por los mismos lados por un mismo resultado, estoy cansado de mirar siempre el mismo lugar de siempre.
Quiero y puedo, y puedo levantarme. No hay edad que me sostenga, no hay tiempo que hiele mis venas llenas de fuego.
Si hay algo por lo que morir es por ser felices y muchos sabemos que la felicidad es algo mágico, no lo que nos hace llorar todos los días en nuestras camas por las noches.
La felicidad no es algo momentáneo,
es algo siempre.

Dirán todos:
"yo también lo pensé cuando era joven, tu eres un lejano recuerdo de aquello que fui pero debes aceptar que la vida de excesos se acaba y que hay que sentar cabeza"

Pero yo les digo cuanto desean volver atrás;
lo veo en sus miradas y en su silencio, en sus suspiros mientras beben y ríen suavemente,
en su nerviosismo y en sus lágrimas.
Lo veo y se que lo quieren y entonces, con todo ese dolor en su pecho, con toda esas lagrimas en sus mejillas y en sus camas, en todo ese día de trabajo, de jefes injustos, de problemas diarios, de estrés y locura, acaso ¿no quieren volver atrás?

¿qué es volver atrás?
y ¿qué es hacer todo lo que les dicen?
¿acaso no es más difícil aquello por lo que trabajan diariamente, o por lo que se agotan sus manos, o por lo que se quejan en silencio y con desprecio?
Volvamos a ser jóvenes y los que somos jóvenes cambiemos el mundo; soñar hasta la muerte y no pensar como todos los demás que dicen que todo tiene un limite...
ni el universo tiene limites.
Yo no tengo limites y nunca los tendré.
Lo afirmo con Dios.

Comentarios sobre este poema