A pisadas de la pizza

poema de Barto

Era una noche tranquila
Corría en las calles una suave brisa
Cuando llegó a la rotisería
Un gordo vestido de jeans y camisa

Había encargado una pizza
Y sobre la mesada ya estaba su pedido
en la cocina estaba Arisa
Quien no vio que el cliente había venido

Esa pizza era la especialidad de la casa
Los ingredientes de aquella masa
Celosamente guardados
Era la delicia mas famosa del barrio
Y la que más se vendía a diario

El hombre ya notaba que la cocinera
No se percataba de su llegada
fritaba las papas concentrada
de espaldas a esa mesada

Entonces el tipo pensó
me la llevaré sin pagar
Abrió la caja, mordió una porción
y escapó del lugar

Tarde se dio cuenta Arisa
que faltaba una pizza
Y mientras llamaba a la policía
El ladrón huía a toda prisa

Entró en un callejón
Corriendo a la vez que comía
Notó la sirenas de la policía
Y se me metió en un contenedor

De esos que guardan basura
Pero poco le importó
Otra porción se comió
Sin esperar su captura

La policía ni lo vio
Ni pensó buscar en ese lugar
Y cuando se estaban por ir
El perro que llevaban comenzó a ladrar

Lo dejaron bajar
Y su olfato los llevó al lugar del delito
Abrieron el contenedor
Y el gordo estaba acurrucadito
Comienzo su pizza y erutando bajito

La noticia se esparció por el barrio
Al ladrón le dieron seis meses de trabajo comunitario
Y al perro una medalla para condecorarlo

Pero nadie le quita lo tragado
Dirá el gordo mientras cumple su condena
Y si escribo esta letras como declaración
Es porque así me reducirán la pena
Hubiera salido todo a la perfección
Pero ese maldito perro me delató y encima casi me mea

Comentarios sobre este poema