YO CREO QUE TÚ Y YO PODEMOS SER

Yo creo que tú y yo podemos ser como una copa y un vino
Yo seré el contenedor
De tu cuerpo, de tu aroma
Y de tu boca embriagante
Deja que la vida nos derrame
Más allá de las vicisitudes de lo ordinario
Derrama tu ser sobre mis brazos de vidrio
Deja que la mano del destino nos derribe
Que se mezcle la sangre y mi cuerpo desecho

Yo creo que tú y yo
Podemos ser como la arena y el viento
Vamos a destruirnos poco a poco
Moldea mi pecho a tu antojo
Soy un espejo bajo el desierto
Promesas de oro líquido sobre tus ojos
Oasis entre tus cejas
Y tus pestañas derramando como cascadas negras

Yo creo que tú y yo podemos ser luz y oscuridad
Dualidad necesaria
Antagonismo anacrónico
Carcome mi cuerpo lentamente
Seré el fantasma de día arrinconado en la arista de tu ser
Serás farol estelar
La paranoia absoluta de dos cuerpos
Que se desean y no pueden, ni deben encontrarse
Una victoria en el cielo
Presa y acechador
Clava tus colmillos de luz en mi cuello
Derramare el linaje de mil noches sobre tu boca

Yo creo que tú y yo
Podemos ser ciudad y ciudadano
Déjame recorrer la esquina que forman la calle de tus piernas
La rotonda de tus senos es la plaza preferida de los habitantes
Votare por que tus labios sean alcaldes de mi boca
Mis manos construirán las calles de tu ciudad una y otra vez al ocultarse el sol
Tu boca es un parque donde se columpia mi deseo
Tu boca es una fuente de caricias
Allí el viento se regocija

Yo que tú y yo podemos ser como una hoja y un lápiz
Déjame reinventarte una y otra vez
Borrarte y crearte
Un ensayo sobre el amor
Un poema sobre la distancia
Una novela inconclusa
La canción de fondo en la película de esta puta vida

Yo creo que tú y yo podemos ser piel y lunar
Una isla en tu cuerpo
Un punto y aparte en la historia que se escribe en tu cuerpo
Un instante de complicidad entre piel y mirada
Sol negro en tu cielo blanco

Yo creo que tú y yo podemos ser boca y labial
Úsame de vez en cuando en días de gala
Déjame como carta de triunfo sobre el cesto de desechos
Folleto rojo que promete heridas
Huella sobre un manto elegido

Yo creo que tú y yo podemos ser

PMJ
Derechos Reservados

Comentarios sobre este poema