Anhelos

Añorando tus besos, el aroma de tu piel suave como la seda en las distancias de mi mente dibujando hermosos castillos color rosa, detrás de aquella cascada, de verdes molinos, yo arriba de tus hombros temiendo la caída. Recorrer aquellos lugares pintando canciones con sabor a café.
Recordaba las noches enteras junto a ti donde leías un libro dedicado con una mágica música entonando mis oídos, era una dulce melodía que me hacía viajar a lugares no conocidos

Comentarios sobre este poema