NO TENGO MIEDO

“NO TENGO MIEDO”
I
¡No tengo miedo!
A las ideas fanáticas de un infame credo,
a que mi opinión a otros les importe un bledo,
a que mis oídos escuchen del valiente un “no puedo”.
II
¡No tengo miedo!
A que mi victoria implique perder un dedo,
a que no me den el perdón que a todos concedo,
a que mi amor no se corresponda con un “te quiero”.
III
¡No tengo miedo!
A que vean de mí lo malo e ignoren lo bueno,
a que me juzguen con un falso y molesto enredo,
a que condenen mi alma en el feroz y brutal infierno.
IV
¡No tengo miedo!
A que mis males no tengan ningún remedio,
a que la lluvia moje sin más mi adolorido sueño,
a que en el cementerio sepulten mañana mi cuerpo.
V
¡No tengo miedo!
A que me impongan el mal que no merezco,
a que el llanto me diga a su manera lo que siento,
a que mis labios se acostumbren a estar sin un beso.
VI
¡No tengo miedo!
A que la felicidad no quede en mi recuerdo,
a que en mi noche de tristeza no brille el lucero,
a que el gorrión no asome su lindo canto mañanero.
VII
¡No tengo miedo!
A que el amor no venga a mí siendo sincero,
a que el dolor ponga en mi sentimiento el freno,
a que las ganas me las dejen solo en un breve deseo.
VIII
¡No tengo miedo!
A que mis decisiones no encuentren sendero,
a que el amigo me olvide y me deje en el suelo,
a que la ingratitud pegue fuerte en mi frágil pecho.
IX
¡No tengo miedo!
A que tenga que huir del peligro primero,
a que me enrostren por las calles su desprecio,
a que la gente no reciba mi presencia en su seno.
X
¡No tengo miedo!
A que digan de mí aquello que no es cierto,
a que me lastimen y me dejen el pecho abierto,
a que mi enemigo con su saña me quiera muerto.

Comentarios sobre este poema