Ave cautiva en el corazón

poema de dc

En el oscuro precipicio que separa a la muralla de la borrascosa planicie,
sobre ardientes carbones se presencian las calcinadas esperanzas,
esquirlas aquilosadas cercenan los sueños, ante la primitiva sequía se exacerba el olor metálico de la sangre deshidratada, en el salitre desierto, de la inconmensurable
y árida frontera, que celosamente guarda los vestigios probatorios de abandonados cuerpos al senit calcinante.

En estepas irascibles, se convirtió el desasosiego de la remarcada tiranía irracional, y caprichosa, en que me hayo cautivo. Deseo ver a los ojos de mi verdugo antes de fenecer, es aquel colérico y sombrío alter ego en mi interior, este ser marchitó es el artífice de mi desgracia.
En mi corazón llase cautiva una noble ave, que sufre encadenamiento entristecido sin la esperanza de un mañana.
Hasta que un día, es aquella ave que en su decadencia,siendo redimida por la cruel tiranía de la indiferencia, y re apareciendo en policromía exacerbada, su vahoroso plumaje blande. Hacia turbulencias despiadadas ella arremete, traspasa , y haciéndolos desaparecer triunfa, trascendiendo el existir, en el corazón que por sed de vida gime, se arrodilla y canta. En abundante alegría, y trémula nobleza, al fin es feliz.

Comentarios sobre este poema