Núm. 31

poema de Raidbury

Sintiéndo que he perdido ésta carrera
conmigo mismo.Un extraño corazón
late encima de la sangre.Me marcho a la
morada,que acoge allí éste orgullo
que no tiene alguna parte donde irse;
que no tiene alguna patria en que encontrarse.
Son las doce,menos cinco en mi reloj.

Comentarios sobre este poema