Los clavos del tenue amanecer

poema de Raidbury

Cae el somnoliento martillo,
y ladran las sombrías nubes
pariendo éste castillo.

------

Alicia a través del espejo
que ennegrece sus reflejos,
estira,podrida la mano,
peleando contra el ébano.

------

¿Por qué,será que enterrada,
la muerte ya no se arredra
si mi muerta alma se esconde?.

¡Hosca mirona atigrada
de auroras!.¡Tú ya no respondes!.
¡Afuera;en las muertas horas,
huesos y escombros desgarras!.

------

Dentro mantente alejada.
Espanta las alas rapaces,
¡oh penumbra deseada
que la carne,seduce tu olvido!.

------

Afonía de los haces
en los ojos que se levantan,
a los que las nubes espantan.

------

El hombre,acecha su sombra;
desde que el Sol la recoge
hasta que el Sol no la aguanta.

Comentarios sobre este poema