Extinto

poema de Raidbury

El pajizo cabello del mes quinto
Vuelca olvidos de cada mayo muerto.

El puro albor de la esperanza pasa;
La ácido naranjo de la tarde llora.

El reloj,deslizando su navaja
Blande sobre el mundo su roja ira.

Nada.

Frente al hastío del desnudo paso.
La espuma,edifica incansable
Un eterno castillo de victorias.

¡Llama!.

¡A las puertas del ocaso,y a vivo
Golpe!.....Urgiendo al perezoso barro
Las lides del tiempo contra su retoño.

Un perdido paraíso,hambriento,
De flores marchitas y estratos huecos
Pendientes de todo nicho escrito.

La parca declama versos extintos.

Comentarios sobre este poema