Un Lucero Va a Salir

Ave grande de alas rotas,
No te sientas tan herida,
O ¿Es que acaso a las gaviotas
No se les ve detenidas?

¡Hasta la sangre se rompe!
No te afanes en volar,
Descansa en mi mano, reposa!
Pronto tienes que sanar.

Si quieres ahogarte en llanto,
¡Está bien! No te detengas
Las lágrimas son un manto
Que se lleva las tristezas.

Si la noche se hace larga,
No te afanes en dormir,
Aprovecha que está oscuro
Y un lucero va a salir.

Pídele urgente un deseo
Que nadie pueda escuchar
Para que arrastre tus penas
Y las hunda allá en el mar.

Así todo se hará blanco
O más viola y ¡ya está hecho!
Y sentirás cómo se vuela
De tu pecho todo el peso.

Ave grande de obsidiana
No te debes apurar
Hasta en las pilas de agua
Pueden las gotas contar…

Dale tiempo a tanto tiempo,
Que aunque es lluvia y huracán,
Nublados están los cielos,
Pero sé que escampará.

Guarnécete hoy en tu nido
No es necesario que salgas
Quédate aquí, pero conmigo
Que no hay tristeza que valga.

Daniella Ibarra.

Comentarios sobre este poema