Mísera Realidad

Banalidad, vas ligada
cual sangre por mis venas.
Sacarte de mis venas
yo quisiera;

¿más vivir sin sangre yo pudiera?

En compañía yo cohabito
con mis otros siete hermanos.
Con horror me da admitir
el no poder abortarlos.

Son tan míos, como íntima familia,
por más resolución la mía
de rechazar tal estirpe;
sin invitarlos se asoman.

En el alma yo quisiera
en tres virtudes vivir
más,  mi endeble ser se inclina
ancho sendero seguir.

¡Banalidad, oh ser mío
a los infiernos irás!
Ven abrázame que,
Lloraremos los dos...

Comentarios sobre este poema