Tu ausencia, mi tormento.

poema de Dannita

Sentada frente a la ventana, estoy pensando en vos;
aunque me cueste admitirlo, me haces falta.
Ya no me llamas ni me escribís ¡Eso no es normal!
se que algo pasa, de un día para otro no supe mas nada.

A veces tengo la ilusión de que aparezcas de pronto
con esa gran sonrisa que te caracteriza,
como si nunca te hubieras marchado...
Sin embargo, esa quimera se desvanece pronto.

La realidad de que no estas y no se cuando volverás;
para tomar mi mano, sentarme junto a vos,
y tener una de nuestras "charlas profundas"
sin decir una palabra, dejando hablar al corazón.

Realmente me angustia esta distancia,
y quisiera entender la razón de tu apuro.
Sabes que hay ciertas cosas que solo soporté por vos,
ahora sostenerlas se me vuelve algo muy duro.

Si pudiera, en este instante te diría que te adoro
que sos una de las personas más importante para mi.
La culpa me persigue, si tuve la oportunidad
¿Por que no te dije lo mucho que te quiero?

¿Sabes por que nunca lo hice? por miedo al rechazo;
probablemente me veas solo como una amiga,
quizás como la hermanita que siempre anhelaste tener...
Pero vos para mi, sos mucho mas que un amigo.

Sos el hombre que yo elegiría para compartir mi vida,
el que con una caricia me robo el corazón.
Por eso sufro tanto desde que perdí tu rastro,
necesito solo un ¡Estoy bien! o ¡Acá estoy!.

Necesito desahogarme, necesito llorar;
porque si sigo aparentando ante los demás
que nada me preocupa, el nudo en mi garganta
va a terminar por destrozarme el corazón.

Me duele demasiado no estar cerca de vos,
esta situación me superó y por eso te escribo ahora.
¿Por que no volves? Al menos comunícate,
mi corazón te necesita para seguir viviendo.

Aunque no sientas lo que yo siento,
seria muy feliz con poder ver todos los días
mi reflejo en tus ojitos claros,
o con escuchar el sonido de tu hermosa voz.

Simplemente necesito saber que esta todo bien,
que respiramos el mismo aire... eso me conformaría.
y te aseguro que viviría siempre alegre
aun sabiendo que nunca me amarías como te amo yo.

Si lees esta carta con mucha atención,
te darás cuenta de que cada palabra en ella escrita,
no son rimas, sino lágrimas y suspiros
que brotan de lo más profundo de mi corazón.

Comentarios sobre este poema