APOTEOSIS

Cuando llegue el día
oiré los últimos suspiros del alba
opacada en el eviterno eclipse.
Veré planear seis cuervos
alrededor de mi nuevo terreno.

Cuando llegue el día
y se derrame la última copa,
este cuerpo se vestirá de rojo
intenso tal latido
de un corazón que ya no es mío.

Cuando llegue el día
dejaré de ser una promesa,
seré aire nuevo que revolotea aséptico
sobre cielo, mar y fuego
sobre universos paralelos.

Cuando llegue el día
el mundo entero percibirá desnudo
la apoteosis de esta tierra
que cegará a los videntes
que ensordecerá a los oyentes.

Cuando llegue el día
me fusionaré con el todo,
estaré en cada molécula de la existencia
en cada átomo del planeta
en la vibración de cada esencia.

Comentarios sobre este poema