Saliva entre los dientes

¿Y si todo fuera amor cuando todo es sexo y nada lo es? Bajas tus manos hasta el redondo contorno de mi pequeño culo y me montas sin dejar de mirarme a los ojos. ¿Y si todo fuera sexo cuando sólo hay vida en las miradas? Someto a tu labio inferior con mis dedos cuál si tuviera una ganzúa que arrancártelo quisiera. Pero luego lo suelto -presa cobrada, magnanimidad en el acto siguiente- y los besos quieren ahogarse los unos a los otros.
¿Y si todas las mentiras fueran verdades, los sueños sexo y las palabras miedo?

Joanna Dufromont

Comentarios sobre este poema