Amarte Inerte

Aquellos labios violáceos
Que me hacen estallar
Deseo besarlos
Hasta sentir esa fría carne que es tu lengua...

Y ahora me gustas todo…
Desde tu cabello rizado
Hasta tu cuello degollado

Ya no tienes frío ni calor…
Ahora flotas en la sangre
De tu alrededor.

Beso tu boca pálida y helada
Tus ojos miro con fascinación…
Quedo congelada.

Mirarte tendido me provoca placer
Esto se vuelve extraño
Siento volver a nacer…

Pensamientos mórbidos
Pasan por mi mente
Todos, porque yaces presente.

Deliciosas son tus manos
Ya inanimadas
De gangrena tu piel está infectada.

Que seductora tu pose de cadáver…
Percibo imágenes sádicas de tu cuerpo inerte
Siento un deseo de poseerte.

Con hilo y aguja… Tu boca sellaré
Una puntada tras otra…
Hasta el final llegaré.

Y mientras más ansío tenerte,
Tu corazón late
Y tu alma... a la vida vuelve.

Comentarios sobre este poema