EL FINAL

poema de Gester

Me adentre a los fríos inviernos
que pasaba mi corazón
quise descubrir el hecho
que lo hacia tan frió, y desquiciado.

soñaba con sentirme un hombre feliz
dichoso de entregar lo que sentía
y recibir lo mismo.

por muchos años camine por la vereda de la entrega
conocí la derrota, conocí el amor,
conocí la alegría y la tristeza.

Cuando probé las delicias que me otorgaba la depresión
el llanto y ser dueño de la oscuridad
envuelto en mi propia sombra;
me di cuenta que sentirme absolutamente vació
era parte de mi.

No podía dejar ni un momento de pensar
en las cosas mas deplorables
que podría creer mi mente.

Mi mirada siempre puesta hacia la luna,
siempre cayendo hacia el vació
mas profundo de mi desdicha,
de mi insistente arrogancia
ser y estar así.

Cree poemas, textos e historias de lo mismo,
de mi asquerosa forma de sentirme vivo.

Cada texto, cada palabra
me llenaba de los vicios de mi soledad

Noche tras noche escribía
poemas y cartas dedicadas a mis musas;
a las personas que ame y me lastimaron
a las personas que me amaron y lastime.
a mis amigos, a mi.

No me daba cuenta del daño que provocaría
el daño que me iba consumiendo día con día;
nunca tomamos en cuenta las consecuencias de las cosas
por cierto, esto tampoco fue planeado,
solamente lo hacia y me llevaba en camino al mictlan,
camino a mi infierno a mi eterna y dulce muerte
mi alma era la llama que ardía por vivir
por hacer algo mas de mi, en cambio
mi corazón y mi mente se aliaron para no hacerlo
para cada día dejar de pensar y sentir algo mas catastrófico
algo mas detestable, algo que en verdad acabara
con mi estúpida existencia.

sentía la tristeza como una parte de mi ser,
pensaba en mierda, comía de la misma mierda
y me refundía en la misma.

sentía como mi cuerpo me pedía auxilio
pero no hacia caso,
como cada uno de mis sentidos se agudizaba mas
pidiendo ayuda

mi mente llena de tantas cosas
y situaciones,
que no sabia
si eran reales
o si no lo eran
o si eran producto
de esta oscuridad
llamaba constantemente
a mi consciente
pidiendo situaciones
agradables en mis sueños,
en mis ideas,
en mis creencias.

mi alma se quemaba por dentro
mi corazón empezaba a marchitarse
y en un respiro por encontrar un poco de amor,
simplemente era evocada a lo mismo...
a las mismas lagrimas
por la misma persona.

constantemente sentía necesidad e un abrazo
de una caricia, de sentirme amado

Cuando miraba el crepúsculo
era el anuncio a mi cueva,
llena de escritos,
de una galería llena de poesía gótica
de recuerdos insaciablemente emocionales.

Podía repetir con exactitud
como me sentía en cada fracaso
en cada momento que ninguno de mis planes salia
a veces, pongo tanta atención a una relación
que tal vez me olvido de lo que realmente soy
me olvido que también soy humano
y soy tan susceptible a los demás
para morir, para que me lastimen,
para sonreír, para soñar,
para ser iluso, para ser idealista
poeta, músico, creativo,
fotógrafo... lo que sea.

He llegado a un punto
donde esta oscuridad no me afecta mas,
donde vivo por ser libre,
vivo por soñar, por crear,
imaginar por tratar de dejar algo en los demás,
por tener a alguien

Es día y momento de liberarme,
de salir por completo de este mar de lagrimas
que persiguen mi presente;
ya no quiero caer ahí,
ya no quiero volver a probar
de su hermosa y sensual forma
de seducción

Comentarios sobre este poema