INCINERADO

poema de Christian

Mientras muero yo en el ayer
incesante sangra el mañana,
escucho el llanto de un (mi) espíritu
tan desgastado como mis mejillas;
este más y más escúrrese hacia la noche.

Llueven fragmentos de esperanza,
vuelan trocitos de viejo papel sobre la humareda
y bajo flamas que queman sonrisas en la realidad.
Cae desde el techo de mis sueños
uno a uno los nobles deseos,
sobre el ardiente presente.

Ahora, no hay más tiempo,
cuando vives en el oscuro cielo
forjado por la quema diaria de los anhelos;
he perdido mi ser,
desde que mi mente guarda memorias,
desde que mis pies dieron pasos,
cuando conocí que ese vivir se llama sufrir…

Comentarios sobre este poema