Dejar ir

poema de Cèsar.

Como el viento, eres destino. En espiral vuelves, cargado de polen, te acomulas.

Como el viento me mueves.
Tu silbido mi tallo
estremese.