Niño de Las Estrellas.

poema de Celeste Alma

Niño de las estrellas
que veniste al mar dormido a alzar las olas...
obsidianas tus ojos,
ajustan al universo con dos bandolas.

Con licencia traspasante en telestesia
y aquiescencia de las cosas.
Violetas tus pensamientos desde el núcleo sensorial
donde aflora un árbol índigo en efecto mariposa

y se va succionando la estrella polar
en tus manos quinéticamente hermosas
pues, sin mover un dedo , florece el rumbo
que tú prefieras darle a las blancas rosas.

Niño de las estrellas
que veniste al mar dormido a alzar las olas...
obsidianas tus ojos,
ajustan al universo con dos bandolas.