Tiempo de máscaras II.

Sigue, la cosa sigue...