Pa ti y pa mí.

Suicídate la envidia Primo,
que no ves que te está matando,
ya mátate la envidia Quillo,
porque es que te está destrozando;
es un veneno, un maleficio,
mala compaña, serio castigo.

Agüita clara son los versos
que no compiten ni asesinan,
agüita clara son los versos
que nunca lloran ni mendigan
caricias vanas, fácil promesa,
medias verdades, besos por pena.

Ya mátate la envidia Primo,
que te envenena las estrofas,
agüita clara, hunde las normas.

Suicídate la envida Quillo,
que te castiga cada verso,
agüita clara, ponle remedio.

Comentarios sobre este poema