CON TU AUSENCIA

CON TU AUSENCIA

Con el dulce recuerdo que acompaña mi vida
tras el breve silencio que nació con tu ausencia
sigo riendo a la sombra de tu dulce partida;
no es tan duro el olvido, es mi bella experiencia.

Esas flores que ayer cultivaste, cariño
siguen dando su aroma candorosa y lozana;
y el amor que me diste fue un amor tan de niño
que perdió sus encantos en aquella mañana.

Fue tu dulce partida un regalo a mi anhelo,
una luz que me alumbra hoy de nuevo el camino
un favor que a mi alma le ha bajado del cielo,
un sendero más claro que hoy tendrá mi destino.

Y aunque anidan en mi alma los recuerdos lejanos
de una dulce quimera, la que tanto soñé;
la que aun en capullo se escapó de mis manos;
yo confieso tan sólo: Casi mía y se fue.

Carlos Zuluaga

Comentarios sobre este poema