Llanura

poema de Capitan

Un amor, una guerra,
un entre tú y yo,
dónde el cuartel no se respetaba
ni cuando veias que me asfixiaba.

Aún sigo maldiciendo ésa hemorragia de besos.
Doctor no pudo salvarme,
aclarandóme que con lo crónico solo cabe esperar,
como cuando dibujé tu vuelta a mi vida.

Tracé todos los caminos inimaginables,
pero ninguno condujo hacía tu cuerpo moreno,
tatuado en el motor de arranque de mi día a día.

Al fin, entendí que nuestra unión no era posible
porqué así lo planteó el destino
y por mucho cavar siempre quedaría
lejos de ti.

Comentarios sobre este poema