Y

Y podrán pasar muchos años.
Y me verás con el pelo cano.
Y me verás con caminar diferente.
Y me verás con arrugas en la frente.

Y me verás con otro tipo de ropas.
Y me verás con la espalda corva.
Y verás mi juventud demasiado gastada.
Y verás mi madures muy marcada.

Y me verás muy caminado y muy vivido.
Y me verás de la catrina más amigo.
Y verás el otoño en mis manos.
Y veras en mi cuerpo muchos cambios.

Y a pesar de todo el tiempo que haya pasado.
Algunas cosas nada las habrá cambiado.
Ni todos los años pasados.
Ni teniendo el pelo blanco.

Ni los pasos diferentes.
Ni las marcas de mi frente.
Ni las ropas tan usadas.
Ni el cansancio de mi espalda.

Ni siquiera la vida misma.
Podrá cambiar, que eres el amor de mi vida.
Ni siquiera la cercanía con la muerte.
Hará olvidar que nací para quererte.

Y aunque mil otoños hayan pasado.
Nada cambiará lo mucho te amo.

Boyo Lucio Martínez.

Comentarios sobre este poema